La magufa con el cerebro alterado

Buenos días le atiende Vanessa ¿en qué puedo ayudarle?

Mira, otra vez se me ha desconfigurado el Internet, estoy hasta las narices ya.

(Reviso la ficha y veo que todos los días desde hace una semana nos llama por lo mismo)

Disculpe ¿el router tiene algún comportamiento anómalo? ¿Se apaga sólo? ¿Cambian las luces de color?

No, no hace nada raro. De día funciona perfectamente cuándo nos vamos a la cama lo apago y al día siguiente cuándo lo enciendo ooootra vez a configurarlo.

¿Lo apaga por la noche?

Si, claro.

¿Por qué motivo? Es posible que al quedarse tantas horas sin electricidad el router se desconfigure y por ese motivo tiene que volver a configurarlo a diario.

Pues yo con el router encendido no puedo dormir. Imposible.

(Aquí yo estoy flipando mucho ya…)

¿Hace algún ruido extraño?

No no, por las ondas que son malísimas.

¿Las ondas?

Si, las ondas de la Wi-Fi no me dejan dormir. Alteran las conexiones cerebrales, es horrible. Desde que lo apagamos por las noches dormimos mucho mejor, antes era horroroso. Hasta nos provocaba pesadillas.

( WTF EVER!!!!! ¿Dónde está la cámara oculta?)

¿Las ondas de la Wi-Fi no le dejan dormir?

Parece increíble ¿verdad? Pues es verdad, necesito una solución YA.

(No es verdad, es una magufada como un pino que no está demostrada, la “contaminación electromagnética” de móviles y router no causa insomnio ni nada parecido. Lo peor es que hasta la cuenta de la policía en Twitter ha difundido este tremendo BULO y claro la gente se lo cree, pero no voy a discutir con ella)

Vale, mire… vamos a hacer una cosa, si el problema es el Wi-Fi ¿ve el botón en la parte delantera del router que pone Wi-Fi? Pues si lo pulsa el router apaga la Wi-Fi pero sin apagarse entero. Hágalo así, a ver si deja de desconfigurarse ¿de acuerdo?

Pues más os vale que así se solucione porque no estoy dispuesta a configurarlo todos los días y de ninguna manera voy a dejar la Wi-Fi encendida por las noches ¿Me oyes? NI DE BROMA. Es malísima para la salud.

Qué opináis ¿Gilipollas o pobre crédula? Esta me ha dado penita en el fondo, porque si se cree estas mierdas creo que le van a tomar el pelo mucho a lo largo de su vida.

La licenciada

_. Buenos días, le atiende Vanessa ¿En qué puedo ayudarle?

_. Mira… Me habéis venido a instalar la fibra y os habéis ido sin hacer nada porque el técnico es un inútil.

(Pido datos y veo que hay una incidencia en instalación: Anotaciones del instalador “El cliente carece de infraestructura para la instalación, no hay canalización, la CTO está a más de 20 metros de jardín del domicilio”)

_. Mire… ¿Vive en un chalet?

_. Si

_. Pues le informo que no se puede instalar porque no tiene usted canalización desde dónde está la toma de la fibra hasta su casa.

_. Pues me la ponéis

_. No es nuestra responsabilidad, es canalización interna dentro de su propiedad, la tiene que poner usted.

_. Vamos a ver, a mi me habéis ofrecido la fibra y me la tenéis que instalar.

_. Le entiendo, pero si existe un problema técnico por el que no se puede instalar pues no se instala.

_. El problema es que no me queréis hacer la instalación porque no os da la gana.

_. El problema es que su domicilio carece de la infraestructura necesaria para meter el cable de fibra.

_. Pues me la ponéis!

_. No es responsabilidad nuestra reformar su casa para meter una canalización de fibra.

_. Pero vamos a ver, tan complicado no puede ser, no me tomes por idiota que yo soy licenciada y de tonta no tengo un pelo.

_. Por supuesto que no, mire, instalar la fibra en su casa requiere una canalización que usted no tiene por lo tanto no se puede instalar. Si quiere llame a un albañil, haga la canalización y luego lo volvemos a solicitar.

_. Si hombre, que lo voy a pagar yo.

_. Por supuesto señora, son obras internas en su casa que debe pagar usted. La instalación de fibra no incluye levantar 20 metros de su jardín para meter un tubo por el que pase la fibra porque cuándo se hizo la casa no se metió.

_. Y eso ¿por qué? ¿Si cubre la instalación lo cubrirá todo no? Es que no os da la gana.

_. No, cubre los metros de cable de fibra desde la CTO hasta su casa, la toma de fibra de su casa y las horas de servicio del técnico pero de ninguna manera vamos a cubrir una OBRA en su jardín.

_. Pues os voy a denunciar, puta.

_. Pues que tenga buen día usted también, procedo a liberar la llamada.

Licenciada será pero educación le falta bastante.

El despistao

– Buenos días, le atiende Vanessa ¿En que puedo ayudarle?

– Buenos días serán para ti, yo llevo llamando toda la mañana y no he podido hablar con vosotros.

– Tomo nota, dígame.

– No entiendo la factura

– De acuerdo, facilíteme su DNI y su nombre por favor.

(la consulta no devuelve datos)

– No me constan datos

– Cómo no te van a constar datos si llevo 11 años con vosotros

– A ver… Repitame el DNI

(no salen datos)

– Disculpe pero no me consta ningún cliente de (Operadora A) con este DNI.

– ¿Como de operadora A? Yo soy de B

– Caballero está usted llamando a A.

– Aquí en el móvil tengo anotado atención al cliente con el número XXXX

– Si, el número XXXX es el nuestro pero no somos B, somos A.

– ¿Y cuál es el de B?

– No tengo ni idea.

– ¿Cómo no lo vas a saber si trabajas en atención al cliente? tendrás que informar a los clientes digo yo.

– Claro pero es que esto es atención al cliente de A y usted NO ES CLIENTE. No trabajo para B ni nunca he trabajado para ellos así que no sé el número en el que atienden.

– Pues alguna solución me tienes que dar , como cliente.

– Le repito que usted NO ES CLIENTE nuestro. De todos modos, ¿tiene Internet en el móvil?

– Si, claro.

– Pues puede buscarlo en Google.

(silencio incómodo)

– Vale… Gracias.

Gente que lleva 11 años con su compañía pero no se sabe el número de Atención al cliente. ¯\_(ツ)_/¯

¿Gilipollas o despistado?

Bienvenidos

Este es el primer post del blog ” Un gilipollas al día” así que creo que debo presentarme.

Soy Vanessa, actualmente soy teleoperadora en atención al cliente para una compañía telefónica pero llevo trabajando de cara al publico desde los 19 años y tengo ya 34.

Eso significa que llevo algo más de 15 años atendiendo a un montón de gilipollas.

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sido “ese” cliente, el que se pone gilipollas con el camarero, la cajera del super o con el portero de un pub.

Sin embargo algunos humanos destacan sobre la media en sus gilipolleces y sobre esto va este blog.

Aquí os presentaré a esa gente que habría que mandarla de vuelta al colegio a ver si aprenden educación y algunos que sencillamente sorprenden por su torpeza mental.

Todo esto será narrado por mi en clave de humor, porque si tenemos que mordernos la lengua en público ¿Qué menos que reírnos de sus gilipolleces en privado?